aceite-de-oliva-nutricionalLa grasa de las aceitunas (aceites de oliva vírgenes) actúa sobre la membrana de los glóbulos rojos. Los científicos han dado un paso más para afianzar con datos los beneficios del aceite de oliva virgen como componente de la Dieta Mediterránea. Un equipo dirigido por Valentina Ruiz Gutiérrez (del CSIC) ha descrito los mecanismos moleculares que explican por qué la dieta enriquecida con aceite de oliva virgen es capaz de reducir la presión arterial en pacientes hipertensos. El trabajo ha demostrado, explica el CSIC en un comunicado, que esta grasa comestible es capaz de modificar hacia la normalidad la estructura y composición lipídica de la membrana de los eritrocitos o glóbulos rojos, alterada en estos pacientes.

El estudio fue realizado en 36 pacientes, después de un año de intervención en su alimentación con Dieta Mediterránea.Tras la intervención dietética, se apreció también un descenso en el contenido de colesterol en los eritrocitos de los pacientes estudiados, así como un incremento en algunos fosfolípidos de la membrana. Esta reestructuración de las propiedades físicas y químicas de la membrana de los eritrocitos fue observada mediante difracción de rayos X, en el Hasylab de Hamburgo, Alemania.

“Estos datos sugieren que la dieta de estilo mediterráneo modifica la estructura de las membranas y afecta al metabolismo de las grasas, que está muy alterado en pacientes con hipertensión”, explica Ruiz Gutiérrez en el comunicado.

Los pacientes fueron reclutados para el proyecto PREDIMED, una iniciativa que pretende demostrar el papel de la Dieta Mediterránea en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular, en la que participan 7.300 pacientes. Este proyecto aportó en el año 2006 las primeras evidencias científicas de que la Dieta Mediterránea reduce los factores de riesgo cardiovascular.

El estudio, en el que participan investigadores del Instituto de la Grasa (CSIC) y de la Universidad de las Islas Baleares, junto con grupos de Sevilla, Málaga y Barcelona, se publica en el último número de la revista Hypertension.

EL PAÍS –