A pocos kilómetros de Madrid capital se encuentra enclavada esta pequeña joya un tanto desconocida hasta para los madrileños. Una población donde parece que el tiempo se ha detenido y puedes ver a la corte de Carlos III paseando por sus avenidas. Os animo a pasar una estupenda jornada en Aranjuez, más concretamente en el Real Cortijo de Carlos III.

oleoturismo-y-enoturismo-en-aranjuez-con-mar-luna_1

Restos del almacén en tinajas subterráneas de Aceite para la corte de Carlos III.

Aceite y vino para la corte en una bodega que ha pasado por muchas “manos” y que merece la pena escuchar de la mano de la guía que acompaña la visita a la bodega.

El "calado" de la bodega es impresionante

El “calado” de la bodega es impresionante…y hasta ahí puedo leer.

La visita termina con una cata de vinos

La visita termina con una cata de vinos.

Dejo unas pequeñas notas históricas, pero lo mejor es que vengáis a vivirlo en directo.

La Real Bodega de Carlos III fue mandada construir por dicho rey en 1782 para proveer de vino y aceite a la Casa Real.
En 1766 tras su reinado en Nápoles, y comenzando el de España SM Carlos III adquirió en Aranjuez una finca llamada «Finca del Rey» para convertir Aranjuez en un sitio rural moderno según los planteamientos del despotismo ilustrado y despensa de sus palacios.
El «Real Cortijo de San Isidro» a 5 km de Aranjuez hizo que este Real Sitio fuera el germen de la agricultura moderna y verdaderamente real, según los cronistas de la época.
Fue declarada Monumento Histórico – Artístico en 1983.

Dejo el enlace para poder hacer reservas y casi os digo que no vayáis con datos previos para disfrutar más de la jornada de enoturismo y oleoturismo.

Web: https://realcortijo.com/